El peligro de una mala percepción de la clase política

Los últimos hechos acaecidos en estas semanas (EEUU, Murcia), pese a no ser comparables, nos recuerdan que la política debe servirnos para resolver conflictos y no para crearlos. Los índices de valoración de los políticos son preocupantes y su percepción como uno de los principales problemas de la sociedad debería hacernos reflexionar. 
Es necesario conocer la historia, para tratar de no volver a cometer los mismos fallos. La democracia no es un sistema perfecto, pero es el menos malo de ellos y el que permite una mayor realización de la participación ciudadana y su progreso. 
La edición online de El Mundo, publica esta semana el siguiente gráfico sobre la violencia en la vida política de los estadounidenses. Muy interesante, aunque también debería recordarse que la labor de transmitir a los ciudadanos y la opinión pública una buena percepción de sus políticos nos corresponde a todos: gobernantes, periodistas y ciudadanos.
Es importante detenerse y reflexionar sobre el sentido y la motivación de las palabras, de dónde surgen y a dónde nos pueden conducir. Es importante, en definitiva, tener una cultura democrática real que nos haga avanzar y crecer como sociedad. 
Parafraseando a Voltaire: 'No comprato tu opinión, pero daría mi vida por defender tu derecho a expresarla'. 

No hay comentarios: