Internet, público y penetración.

Europa Press
Espero que nadie se haya llamado a engaño con el titular de esta entrada. 
Hace unas semanas estuvimos en la charla que impartió Bruce Newman en la Universidad Rey Juan Carlos. Newman, es profesor de marketing político en varias universidades estadounidenses y trabajó una temporada en el ala oeste de la Casa Blanca durante el mandato de Bill Clinton. 
Durante su charla comentó temas muy interesante sobre la segmentación de los mensajes durante la última campaña en EEUU o la variación de participación en función del clima de decepción entre la población. 
Pero el tema que más me llamó la atención fue el uso de los social media durante última campaña. Fue curioso como Newman mantenía que las 'redes son el futuro', cuando más bien podría decir que son ya el presente. 
Él índice de penetración de internet en los hogares estadounidenses es muy elevado. De hecho, es superior al 70% en todos los segmentos de 18 a 65 años (llegando al 78% entre los jóvenes de 18 - 28 años) pero lo interesante es que en los mayores de 65 años es superior al 60% (mientas en España el 64% no ha entrado en internet en su vida), eso quiere decir que en más de 6 de cada diez personas mayores tienen acceso a internet, con lo cual nos llevan ventaja en el trabajo por superar la brecha digital. 
En España las cifras son algo inferiores y por eso aún hay cierto recelo en desarrollar campañas de comunicación únicamente desde el ámbito digital.
'No todo mi público está en internet', nos comentaba hace unos meses un cliente. Y no le faltaba razón, aún necesitamos reforzar las campañas online con componentes offline que le den visibilidad y fuerza. Así, la penetración de la red sigue siendo una asignatura en la que tenemos que mejorar para poder darle mayor peso. 
Newman comentaba también dla preeminencia de internet en el desarrollo de la campaña, donde el trabajo con bases de datos desarrolladas durante los anteriores comicios y la puesta en marcha de una comunicación bidireccional fueron claves para movilizar y alcanzar los públicos deseados. No se trata de que cada seguidor sea un votante o un amigo equivalga a un voto (obvio, no), es mucho más que eso.
Los medios tradicionales mantienen su relevancia y su penetración, claro está. Pero ahora es la red la que puede hacer que los contenidos salten de un lugar a otro, que un spot de YouTube aparezca en todos los informativos, que un Tweet condicione un titular. 
Mientras, en nuestro pais, a los partidos les cuesta comprender que no se trata sólo de estar en Facebook o en Twitter, sino que también hay que trabajar con todos los datos que estos nos ofrecen e intentar escuchar a través de ellos. No me refiero solo a qué nos dicen si no a quién, cómo y cuándo.   Las redes no son sólo un altavoz a través del cual lanzar nuestros mensajes, también se ha convertido en el micrófono que los ciudadanos usan para hacer llegar sus mensajes a los responsables del país y en una herramienta más que interesante para valorar quiénes son cómo son y en qué podemos encontrar puntos de trabajo conjunto. 
Según nos comentaba Newman, en EEUU ya son conscientes de ello, pero a nosotros aún nos queda camino por recorrer. 

No hay comentarios: